La boda de Inés y Álvaro

Se conocieron cuando Inés sólo tenía 21 años, una mañana en las fiestas del pueblo de Álvaro. Bailando sus ojos no podían dejar de mirarse. Surgió el flechazo. Ella se fue de vacaciones y su ausencia hizo que Álvaro tuviese más ganas de verla, cuando volvió ya no la dejó escapar. Desde entonces siempre juntos.

Inés confiesa que nunca habría imaginado poder encontrar a alguien tan increíble, y que formasen tan buen equipo. Así que, ¿qué mejor celebración para estos 10 años de noviazgo que su tan esperada boda?.

Se casaron en la iglesia de San Juan de Los Reyes en Toledo, Inés había estudiado en la Escuela de Arte que está junto a ella, y desde entonces siempre había pensado que se casaría allí. Para la salida de la iglesia usaron un escarabajo antiguo descapotable para realizar su entrada triunfal en el cóctel al ritmo de “In the Moon” de Glenn Miller.

Inés-Álvaro_QV_07

 

Inés es una apasionada de la moda, la decoración,… del diseño en general y de las cosas bonitas y hechas con cariño. Así que su boda era la excusa perfecta para poder disfrutar de sus pasiones y hacer que cada detalle reflejase su personalidad.

Un aspecto para Inés imprescindible era que le permitiesen formar parte del proceso creativo. Al final visitando el atelier de su vestido de novia, tenía la confianza de llevarle sus dibujos, recortes, accesorios y demás parafernalia con la que ella quería transmitirle la novia que quería ser. El resultado fue un vestido sencillo y elegante pero con personalidad, que la hiciese verse ella misma. Con cortes muy marcados, que favoreciesen la figura y que le permitiese lucir unos complementos diferentes y con peso en el look.

Aunque parezca curioso, Inés empezó pensando en su look a través de unos pendientes que le encantaban, eran cañeros, tenían el color verde que ella buscaba, no eran nada novia y se veía favorecida, eran perfectos.

Los zapatos eran otro punto muy importante, los quería verdes y dorados, de ante. Y tenían que ser muy especiales, serían el regalo de su amiga Patri. A través de instagram descubrió diseños que le volvieron loca por su tacón metálico, y lo moderno de sus diseños. Conoció a su diseñadora, le llevó sus dibujos, le enseñó sus modelos, los diferentes tipos de pieles, cambios arriba y cambios abajo,… y ya tenían el boceto. Un diseño exclusivo que supuso un montón de trabajo, pero finalmente consiguió los zapatos perfectos.

Inés y Álvaro

El tocado lo diseñó ella misma pues hace tocados a medida, y los de novia suelen ser sus preferidos, por toda la ilusión que siempre hay detrás de cada uno, por compartir esos momentos tan especiales con cada novia. Esta vez era para ella, y decidió mezclar piezas metálicas doradas, muy geométricas, con delicadas hojas de terciopelo blancas y semillas que le parecieron el contrapunto perfecto y tenían mucho que ver con la estética de la boda.

Como joyas, además de los pendientes, llevaba el anillo de pedida que le regaló Álvaro, un precioso solitario de diamante y oro blanco. Su ramo de novia no podía ser más bonito, regalo de su amiga Estrella y socia en The happy stories, su empresa de organización de boda y eventos.

+ Fotografía: Esif Fotografía +

+ Vestido de novia: Valenzuela Atelier I Zapatos: Just-Ene I Pendientes: Anton Heunis I Ramo de novia: Centro Flor I Peluquería: Sara García I Maquillaje: Begoña Hita – BHS Makeup+

+ Celebración: Los Lavaderos de Rojas I Catering: La Maruxiña Lounge I Decoración floral: Centro Flor I Planner: The happy stories I Música: Divinevents +

 

Fuente de la noticia: www.queridavalentina.com

ESCRIBE UN COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *